Nuestras Tarimas

En primer lugar conviene explicar que recibe el nombre de flotante porque en su instalación se unen las láminas entre sí con cola o sistema de click sobre un aislante de espuma de polietileno y nunca se clavan o pegan al suelo.

La tarima flotante es un pavimento multicapa de maderas tratadas, formado por varias capas inferiores de madera de conífera de menor calidad y una superior (capa noble) revestida por siete capas de barniz de alta calidad, mejorando su comportamiento y funcionalidad.

El aspecto final es parecido al de la tarima maciza, pero con un precio bastante más asequible. Esto, junto con su facilidad de colocación y su resistencia debido a los tratamientos protectores que ya vienen de fábrica, hacen de él una de las alternativas más competitivas. Sin embargo, no todo es perfecto. Debido al escaso grosor de su capa noble (entre 2 y 4mm) no admite más de un lijado, y eso realizado con el máximo cuidado.

Algunos detalles